Filofobia
Filofobia o Miedo a enamorarse
4.3 (86.67%) 3 votos

La filofobia es el miedo irracional e injustificado de enamorarse, al amor y al apego. Y es que, aunque la mayoría de las personas en el mundo anhelan a alguien con quien compartir sus vidas y que las llene de amor y afecto, algunos se sienten intimidados por ese tipo de compromiso emocional y, en lugar de alegría y felicidad, el amor y anhelo emocional es una fuente de gran ansiedad.

La palabra viene del griego “filos“, que significa amar o ser amado, y una persona con filofobia tratará de evitar formar cualquier tipo de vínculo o apego emocional, así como el amor romántico.

Este miedo al amor puede ser más que un obstáculo emocional, pero también puede tener síntomas físicos y hacer que la persona evite cualquier relación significativa a lo largo de su vida.

La Filofobia es una de las fobias más raras

Esta fobia rara es vista como una de las fobias más inusuales que se pueden tener. Sin embargo, uno de los casos históricos más famosos de alguien que se pensaba que sufría de filofobia era la reina de Inglaterra Isabel I (en el siglo XVI).

Ella tuvo un par de relaciones que se acercaron mucho al compromiso real del matrimonio, sin embargo, no dejó que nadie pasara de ese punto.

“La Reina Virgen” tenía una larga lista de hombres elegibles que intentaban cortejarla. Sin embargo, ella no quería tener nada que ver con ellos.

Incluso dejó dicho: “Prefiero ser una mendiga y soltera que una reina y casada”. Las mujeres de esa época a menudo eran relegadas a papeles secundarios y dependientes, pero la Reina Isabel no iba a permitir que eso sucediera.

Ella era una mujer muy fuerte en muchos sentidos, pero parece que el amor y el matrimonio eran algo a lo que incluso ella tenía miedo.

Causas de la Filofobia

Como con cualquier otra fobia, la filofobia tiene varias causas posibles. Una experiencia traumática y negativa puede ser el origen de este miedo.

La gente ha teorizado que la filofobia de la Reina Isabel proviene de ver a su madre, Ana Bolena, ejecutada por su padre, el Rey Enrique VIII, por amor.

No fue un problema para él deshacerse de sus indeseadas esposas “problemáticas”, y renunciar al control de su propia vida.

Además, las personas que han sido testigos del divorcio de sus padres, peleas o violencia doméstica en el hogar cuando eran niños pueden padecer filofobia en la persona como adultos. Incluso el ser testigo de que alguien más pasa por las luchas del amor y de una relación y fallar puede causar ansiedad al pensar en el amor.

La filofobia también puede ser causada por razones culturales o religiosas.

Varias culturas o religiones prohíben las relaciones entre mujeres y hombres, o entre parejas del mismo sexo, o cualquier conexión romántica.

Estas creencias pueden incluso ser tan extremas que pueden incluso amenazar con la violencia contra aquellos que desobedecen.

Fobia o Miedo a enamorarse

Por lo tanto, no es de extrañar que el pensamiento del amor o el matrimonio pueda causar gran ansiedad y pánico entre aquellos que están sujetos a esas normas y reglas de su familia y comunidad.

El miedo al rechazo o al divorcio también podría prohibir a los enfermos de filofobia establecer relaciones. La vergüenza que puede venir de cualquiera de estas situaciones puede ser suficiente para evitar que alguien se apegue y se deje amar.

Además, si una persona ha sufrido previamente de depresión o ansiedad, puede ser más propensa a desarrollar esta fobia, debido a su baja autoestima y mentalidad negativa.

Síntomas de Filofobia

La filofobia se puede manifestar en algunas personas porque evitan abrirse y acercarse a alguien y formar cualquier tipo de relación.

Otros, en cambio, son capaces de formar relaciones, pero su ansiedad puede hacer que se vuelvan posesivos, o los intentos de desapego pueden terminar ahuyentando a la otra persona, sólo perpetuando el ciclo de rechazo que la filofóbica temía en primer lugar.

Mientras que la mayoría de las personas podrían volver a la vida normal y buscar otra relación, una persona con este miedo se vería atrapada en este ciclo, y la situación psicológica podría mantenerla separada de otras personas.

Los síntomas físicos pueden incluir:

  • Agitación
  • Llanto
  • Ritmo cardiaco irregular
  • Náusea
  • Dificultad para respirar
  • Sudoración excesiva
  • Entumecimiento
  • Inquietud
  • Dolores de pecho
  • Desmayo

La evitación extrema es un distintivo de cualquier fobia para que una persona que sufre de filofobia se encuentre a sí misma evitando formar relaciones, matrimonios (incluso con otras personas), y lugares en los que es probable que muchas parejas estén, tales como parques o cines. Esta aflicción puede hacer que alguien con filofobia se sienta aislado y aislado de otras personas.

Tratando la Filofobia

Siempre hay ayuda disponible para las personas que sufren de fobias, y la filofobia no es una excepción. Si una persona está sufriendo de los síntomas anteriores, buscar tratamiento sería tan fácil como hablar con alguien sobre ello.

Los medicamentos antidepresivos como los inhibidores selectivos de la absorción de serotonina (ISRS) y los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) pueden ayudar en algunos casos a reducir cualquier síntoma físico y emocional grave que se presente con la filofobia.

La terapia cognitiva conductual (TCC) se considera el tratamiento más popular y eficaz para la mayoría de las fobias.

El objetivo de la TCC es reconocer los pensamientos e imágenes subyacentes de lo que puede ser la causa principal de la ansiedad – el amor – y luego cambia la forma en que la persona mira esos pensamientos y sentimientos y los hace positivos.

La terapia de exposición o la desensibilización sistemática también ha ayudado a las personas con filofobia, especialmente con la ayuda de la realidad virtual. Una escena se establece frente a la persona que replica situaciones románticas, y eventualmente, la persona es capaz de reducir la ansiedad hacia el amor a través de sesiones regulares de exposición.

La hipnoterapia ha mostrado cierto éxito al eliminar las asociaciones negativas con el amor, pero como los hipnoterapeutas deben tener el control total, puede ser difícil para el paciente.

La programación neurolingüística (PNL) es un método controvertido de psicoterapia, que busca cambiar los comportamientos emocionales de la autoconciencia, el lenguaje y los patrones de conducta.

La PNL puede combinarse con hipnoterapia, pero no se utiliza de forma convencional en el tratamiento.

Terapias alternativas de salud mental

La lucha emocional a la que se enfrentan las personas que sufren de filofobia es muy identificable, porque soportan muchas emociones contradictorias.

Las personas con este problema pueden seguir queriendo amor, compromiso y apego, pero aún así son incapaces de dejar ir su control emocional.

Con tantos conflictos mentales, no es de extrañar que sea difícil establecer relaciones con personas que sufren este trastorno.

Es importante recordarles que no es su culpa, y ayudarles a encontrar la alegría en las relaciones.

Puedes compartir