Coulrofobia
Coulrofobia: El pánico a los Payasos
4.4 (87.83%) 23 votos

Si lo tuyo es el miedo irracional a los payasos es muy probable que padezcas coulrofobia, o lo que es lo mismo, fobia a los payasos y mimos. Este exagerado temor afecta principalmente a los niños, aunque también se da entre adolescentes y adultos.

No es ninguna broma, no hablamos de fobias raras y extrañas, sino que es de las más comunes.

Qué es la Coulrofobia

La que nos ocupa es la fobia caracterizada por el miedo ilógico a payasos o mimos, que tiene su origen en el desmesurado desagrado que produce a quienes la sufren el rostro maquillado de estos personajes, junto con su peluca y hasta su roja nariz.

Así, mientras unas personas asocian los payasos con momentos entrañables y divertidos de su niñez, otras manifiestan ante ellos sensaciones negativas y angustiosas hasta el punto de experimentar verdadero pavor.

Cuáles son las causas del miedo a payasos o mimos

El temor a los payasos se suele relacionar con causas emocionales que laten en el subconsciente del sujeto, siendo varias las que provocan este trastorno y requiriendo cada caso un tratamiento personalizado.

Muchas de las personas afectadas por esta fobia refieren el experimento de una vivencia personal de naturaleza negativa en torno a la figura de un payaso o de un mimo.

Sin embargo, gran cantidad de  expertos en psicología encuentran que la casusa fundamental de esta fobia estaría sustentada en el imaginario que ha sido creado por los medios de comunicación acerca de estos personajes. En concreto, nos estamos refiriendo a cine, series y televisión.

No en vano, la figura del payaso se ha empleado con mucha frecuencia en las películas de terror como una técnica a partir de la cual causar miedo al espectador.

De esta forma, el cineasta logra crear una disonancia cognitiva muy efectista, utilizando una figura que habitualmente se asocia a la diversión y al entretenimiento para darle un giro de ciento ochenta grados.

Mientras que el público en general queda sorprendido por el personaje del payaso sádico o psicópata, algunas personas entran en una espiral de terror respecto al mismo que termina precisando atención psicológica.

Es amplio también el consenso existente entre quienes se dedican a la salud mental sobre que una de las causas primordiales de la coulrofobia tiene que ver con las características del maquillaje empleado por los payasos.

Colores vivos, sonrisas y ojos exagerados y nariz roja son estímulos grotescos para la mente de un niño que pueden llegar a causarle temor, de la misma manera que algunos pequeños esquivan sentarse en el regazo de los Reyes Magos.

Concluyendo, el origen del miedo a los payasos puede encontrarse en la desconfianza generada tradicionalmente por una cara maquillada que oculta la auténtica expresión facial del clown.

Miedo a los payasos

Qué síntomas tiene un coulrofóbico

La parte visible de la fobia que nos ocupa es el miedo, el pánico y la angustia del individuo que la padece cuando la imagen del payaso está presente.

Aunque es usual que este miedo se perciba como algo gracioso o caricaturesco por terceras personas, la persona que sufre la fobia a los payasos es susceptible de desencadenar ataques de ansiedad severa en las descritas situaciones.

Otros síntomas que se asocian con el miedo a los payasos son:

  • Temblores
  • Dificultad respiratoria
  • Sensaciones de intenso miedo
  • Sensación de latido cardíaco irregular y taquicardia
  • Ansiedad

Cómo superamos esta fobia

Un alto porcentaje de padres con hijos coulrofóbicos optan por evitar que sus vástagos con miedo a los payasos se enfrenten a estos personajes, como ocurre a menudo en las fiestas de cumpleaños.

Lo que en principio parece una medida razonable cuando la intensidad del miedo es elevada, puede dejar de serlo en otros contextos diferentes.

El mejor tratamiento para superar esta fobia es acudir a un buen profesional en psicoterapia, tras llevar a cabo un adecuado diagnóstico, que permita combatir las causas de tan irracional miedo.

Los medios y técnicas más efectivos para plantarle cara a la coulrofobia suelen incluir terapia psicológica que, a través de la habituación, permita a las personas fóbicas la toma de contacto progresiva con la causa del temor, hasta que las sensaciones negativas vayan disminuyendo poco a poco.

Lo normal es que, durante el transcurso de la psicoterapia con base en la desensibilización, la angustia que se experimente vaya menguando. Las primeras sesiones se centran en la discusión y la reflexión sobre el miedo, para con posterioridad comenzar a ver imágenes asociadas con el objeto de la fobia: payasos y mimos.

A medida que el tratamiento vaya surtiendo efecto, el paciente se llegará a sentir a gusto y dejará de sufrir los síntomas anteriormente citados, incluso al encontrarse en una habitación en compañía de un payaso.

Someterse al proceso de inmunización va a posibilitar que aquellas personas que sientan fobia a los payasos vayan poco a poco superando su miedo, y finalmente queden inmunizados ante la fobia.

Puedes compartir

Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *