Coulrofobia

Puede parecer increible, pero existe un miedo irracional  a payasos o mimos por parte de la población, y se llama coulrofobia. Como todas las fobias, este temor infundado afecta sobre todo a los más jóvenes, (adolescentes o niños), pero también puede afectar a hombres y mujeres adultas.

No es ninguna broma, no hablamos de fobias raras y extrañas, sino que es de las más comunes.

Qué es la Coulrofobia

En general, hablamos de una fobia a la imagen del mimo o payaso, con sus características físicas reconocibles en tener la cara maquillada, acompañada de una nariz decorada y la habitual peluca.

Estos personajes, relacionados con fiestas y momentos divertidos, suponen un pánico palpable a las personas con coulrobofia, incrementando su agobio y estrés hasta el punto de anularlos completamente.

Qué causa este miedo a los payasos

Se ha estudiado y se piensa que existe una relación de la fobia con causas emocionales o experiencias negativas vividas en los que estaba involucrado un mimo o payaso pero, como todo problema psicológico, se debe afrontar por un profesional de manera personalizada.

Una causa común y documentada, es la proyectada en determinadas películas y series sobre estos personales, que infunden un miedo irreal a su imagen (recordemos la película «IT»).

Hemos de reconocerlo, en las películas de terror, un ser maquillado y confuso en cuanto a su gestor real, puede infundir terror a los espectadores.

Este recurso en el cine consigue crear una personalidad confusa entre el divertimento y el miedo a morir.

También coincidimos en que una de las causas troncales de esta coulrofobia está relacionada con el maquillaje, efectista, colorido, potente y exagerado, de los «clowns».

Este rostro maquillado provoca desconfianza, ya que nos oculta las verdaderas intenciones del hombre o mujer que están debajo de la cara pintada.

Miedo a los payasos

Cuáles son sus síntomas

Un coulrofóbico siente el típico pavor y pánico del paciente fóbico, siempre cuando recibe la imagen del payado, o incluso con tan sólo percibir su presencia.

Se une a esta situación angustiosa que, los demás, perciban este terror como algo divertido y jocoso, lo que incrementa el estrés y la angustia de la persona coulrofóbica.

Otros síntomas relacionados con el miedo a los payasos son:

  • Taquicardia, palpitaciones irregulares
  • Temblores y ansiedad
  • Imposiblidad de respirar
  • Pánico intenso

Cómo se supera esta fobia

Por descontado, si una madre sabe que sus hijos no soportan estar en una fisesta en la que va a haber mimos no lo llevan, o al menos intentan evistar esa parte de la celebración.

Pero normalmente evitar la causa de la fobia no ayuda a superarla o soportarla, y lo apropiado es acudir a un psicólogo, que confirmará el diagnóstico, y propondrá un plan de actuación contra este problema.

Afrontar la coulrofobia desde la psicología supone habituarse a todo lo que provoca este problema, de manera progresiva pero firme, hasta que se producta ua reducción o desaparición del trastorno.

Para ello, el profesional lleva a cabo una desensibilización, reduce el estrés poco a poco, haciendo reflexionar al paciente sobre la realidad, para posteriormente iniciar sesiones de visualización de imágenes y vídeos.

El paciente irá aceptando la presencia de los mimos o payasos, incluso presencialmente.

Se denomina inmunización a este proceso que permite superar la fobia hacia los payasos, hasta alcanzar la fase de inmunización total.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.