Androphobia
Androfobia o Miedo a los Hombres
4.8 (95%) 12 votos

La androfobia se define como el miedo a los hombres. El término se originó dentro de los movimientos feministas y lesbiano-feministas para equilibrar el término opuesto “ginofobia”, que significa miedo a las mujeres.

¿Qué es la androfobia?

Misandry, otro término que surgió de los movimientos feministas y lesbiano-feministas, se define como un odio hacia los hombres. Lo opuesto a misandria es la misoginia, que significa un odio a las mujeres. Tanto los hombres como las mujeres pueden verse afectados por la androfobia.

¿Cuáles son los síntomas de la androfobia?

Los síntomas de la androfobia pueden incluir:

  • un miedo instantáneo e intenso, ansiedad o pánico cuando ves o piensas en los hombres
  • una conciencia de que su miedo a los hombres es irracional o está inflado, pero siente que no puede controlarlo
  • ansiedad que empeora a medida que un hombre se acerca físicamente a usted
  • evitar activamente a los hombres o situaciones en las que podría encontrarse con hombres; o sentir una preocupación o temor intenso en situaciones en las que se encuentra con hombres
  • problemas para realizar sus actividades diarias porque tiene miedo de los hombres
  • reacciones a sus miedos que se manifiestan físicamente, como sudoración, latidos cardíacos rápidos, opresión en el pecho o dificultad para respirar
  • náuseas, mareos o desmayos cuando se está cerca de los hombres o se piensa en ellos

En los niños, la androfobia se puede manifestar como rabietas con aferrarse, llorar o negarse a dejar a una madre o a acercarse a un hombre.

¿Qué causa que una persona desarrolle androfobia?

La androfobia se considera una fobia específica porque es un miedo abrumador e irracional a algo (en este caso, los hombres) que no suponen un peligro real pero que “logran causar ansiedad y conductas de evasión”.

La androfobia, al igual que otras fobias específicas, es duradera y puede afectar negativamente su capacidad para llevar a cabo actividades cotidianas, como el trabajo, la educación y las relaciones sociales.

La causa exacta de esta fobia no se conoce bien, pero algunas posibilidades incluyen:

  • Experiencias negativas pasadas con hombres, tales como violación, agresión física, abuso mental o físico, negligencia o acoso sexual
  • La genética y su entorno, que puede incluir el comportamiento aprendido
  • Cambios en el funcionamiento del cerebro

Algunas personas tienen más riesgo de padecer esta fobia que otras.

Los que están en mayor riesgo incluyen:

  • Los niños (la mayoría de las fobias, incluida la androfobia, se presentan en la primera infancia, generalmente a los 10 años)
  • Parientes que han tenido fobias o ansiedad (esto puede ser el resultado de un comportamiento hereditario o aprendido)
  • Un temperamento o personalidad sensible, inhibido o negativo
  • Una experiencia negativa pasada con los hombres
  • Escuchar de segunda mano acerca de una experiencia negativa con hombres de un amigo, un miembro de la familia o incluso un extraño

Miedo a los Hombres

La androfobia puede comenzar como una pequeña molestia, pero puede convertirse en un obstáculo importante en su vida diaria.

Usted debe ver a su médico si la ansiedad causada por su androfobia es:

  • afectando negativamente su trabajo o rendimiento escolar
  • perjudicar sus relaciones sociales o su capacidad de ser social
  • interferir con sus actividades diarias

Su médico puede remitirlo a un profesional de la salud mental.

Es especialmente importante abordar cualquier sospecha de casos de androfobia en los niños. A veces los niños superan sus miedos. Pero la este problema puede afectar enormemente la capacidad de un niño de funcionar en la sociedad.

Sus temores deben ser abordados con ayuda médica profesional.

Si usted le pide a su médico que se haga la prueba de detección de la androfobia, ellos hablarán con usted sobre sus síntomas e historial médico, psiquiátrico y social.

El médico de cabecera también llevará a cabo un examen físico para descartar problemas físicos que puedan estar desencadenando la ansiedad.

Si su médico sospecha que usted tiene androfobia u otros trastornos de ansiedad, lo recomendará a un experto en salud mental para que le proporcione un tratamiento más especializado.

¿Cómo se trata la androfobia?

La mayoría de las personas con androfobia pueden recuperarse a través de sesiones de terapia. El tratamiento principal de este transtorno es la psicoterapia, también llamada terapia de conversación.

Las dos formas más comunes de psicoterapia utilizadas para tratar este miedo son la terapia de exposición y la terapia conductual.

En algunos casos, los medicamentos también se utilizan como parte del plan de tratamiento.

Terapia de exposición

La terapia de exposición está diseñada para cambiar la manera en que usted responde a los hombres.

Usted será expuesto gradual y repetidamente a cosas que usted asocia con los hombres.

Y en última instancia, usted estará expuesto a un hombre u hombres de la vida real. Con el tiempo, estas exposiciones graduales deben ayudarle a manejar los pensamientos, sentimientos y sensaciones asociados con su miedo a los hombres.

Por ejemplo, su terapeuta puede que primero le muestre fotos de hombres y luego le haga escuchar las grabaciones de voz de los hombres.

Después de eso, su terapeuta le hará ver vídeos de hombres, y luego le hará acercarse lentamente a un hombre de la vida real.

Terapia cognitivo-conductual (TCC)

La terapia cognitivo-conductual utiliza la exposición combinada con otras técnicas terapéuticas para enseñarle diferentes maneras de ver y tratar su miedo a los hombres.

Su terapeuta le enseñará cómo hacerlo:

  • Ver tu miedo de una manera diferente
  • Hacer frente a las sensaciones corporales asociadas con el miedo
  • Lidiar emocionalmente con el impacto que tu miedo ha tenido en tu vida

Las sesiones de TCC le ayudarán a obtener una sensación de confianza o dominio de sus pensamientos y sentimientos en lugar de sentirse dominado por ellos.

Medicamentos

La psicoterapia generalmente es muy efectiva en el tratamiento de la androfobia. Pero a veces es útil usar medicamentos que pueden reducir los sentimientos de ansiedad o los ataques de pánico asociados con la androfobia.

Estos medicamentos se deben usar al comienzo del tratamiento para ayudar a facilitar su recuperación y siempre bajo prescripción.

Otro uso apropiado es para situaciones poco frecuentes y de corto plazo en las que su ansiedad le impide hacer algo necesario, como buscar tratamiento médico de un hombre o ir a la sala de emergencias.

Los medicamentos que se usan comúnmente para tratar la androfobia incluyen:

  • Beta bloqueadores: Los beta bloqueadores controlan los efectos de la adrenalina inducida por la ansiedad en el cuerpo. La adrenalina puede causar síntomas físicos incómodos, a veces peligrosos, como aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial, latidos fuertes del corazón, así como temblores en la voz y las extremidades
  • Sedantes: Las benzodiazepinas le ayudan a sentirse más tranquilo al reducir su ansiedad. Estos medicamentos deben usarse con precaución porque pueden ser adictivos. Si usted tiene antecedentes de abuso de alcohol o drogas, evite tomar benzodiazepinas.

¿Cuál es la perspectiva de la androfobia?

La androfobia puede afectar negativamente su calidad de vida. Las posibles complicaciones incluyen aislamiento social, trastornos del estado de ánimo, abuso de sustancias y pensamientos o intentos de suicidio.

Es importante que usted busque ayuda si la necesita, especialmente si tiene hijos que son o podrían ser afectados por su fobia.

Con tratamiento, usted puede reducir su ansiedad y vivir su vida al máximo.

Puedes compartir

Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *