El Miedo a las Mujeres (Venustrafobia o Ginefobia)

La ginofobia, más comúnmente conocida como el miedo o el odio a las mujeres (venustrafobia) es, en realidad, una fobia social.

En la mayoría de los casos, los hombres son más propensos que las mujeres a experimentar miedo a las mujeres.

Las personas que tienen venustrafobia o ginofobia pueden tener malos sentimientos hacia las mujeres de su familia, incluyendo madres, hermanas, tías y primos.

Además, los que temen o detestan a las mujeres se abstienen de tener relaciones sexuales con ellas o de casarse con ellas.

Una mirada más cercana al miedo de las mujeres

Los especialistas médicos a menudo atribuyen la venustrafobia a experiencias traumáticas por las que una persona ha pasado debido a ciertas mujeres. Esto podría incluir una madre abusiva o negligente, que sufre de emociones, abuso físico o sexual por parte de una mujer durante la pubertad, o el rechazo habitual de las mujeres.

Como ya se ha dicho, los hombres son más propensos a sufrir esta fobia hacia las mujeres, que otras mujeres, y es probable que consideren a las mujeres como poco confiables o engañosas de otro modo.

Tanto los adultos como los niños son capaces de sufrir de ginofobia. Si no se aborda este miedo y descontento con las mujeres, casi siempre se prolonga hasta la edad adulta.

Además, las personas que sufren de esta fobia social ven a las mujeres como amenazas físicas y emocionales.

Venustrafobia

Prontitud a las mujeres temerosas y desagradables

Mientras que las experiencias negativas aumentan la probabilidad de contraer este miedo irracional, otros factores aumentan la probabilidad de que una persona desarrolle miedo a las mujeres.

Los altos niveles de sensibilidad emocional y la propensión a la negatividad hacen que uno sea más susceptible a disgustar o temer a las mujeres.

Las personas que tienen parientes con trastornos de ansiedad u otras fobias sociales pueden ser más propensas a experimentar esta fobia.

Finalmente, observar, escuchar o leer sobre encuentros adversos con el sexo femenino puede generar aprensión.

En general, las personas jóvenes, de tan sólo 10 años de edad, son más propensas a las fobias que sus contrapartes mayores.

Aunque los especialistas en salud mental siguen sin estar seguros de la causa exacta de la ginofobia, las experiencias negativas y traumáticas con las mujeres siguen siendo el factor más probable, seguido por la herencia, el entorno y los cambios en el cerebro.

Venustrafobia, Ginofobia y Misoginia

En muchas ocasiones, la ginofobia, la venustrafobia y la misoginia se utilizan indistintamente.

La misoginia se define como el “odio, el desprecio o el prejuicio hacia las mujeres o las niñas”.

Mientras que algunas personas ven estos dos términos como sinónimos, otras argumentan que el miedo a las mujeres engendra odio, desprecio y prejuicio contra ellas… En otras palabras, a los ojos de algunos individuos, la ginofobia es la madre de la misoginia.

La validez de la teoría anterior es muy discutible. Sin embargo, Lovepanky afirma que la fobia es un trastorno clínico de ansiedad social, a diferencia de la misoginia.

Aunque la ginofobia y la misoginia comparten rasgos similares, la primera es una enfermedad mental genuina, mientras que la segunda tiene sus raíces en el odio y los prejuicios.

La clasificación de este problema como un trastorno de ansiedad social explica por qué el miedo se desencadena al entrar en contacto con mujeres.

A diferencia de los misóginos, alguien que sufre del miedo clínico de las mujeres es probable que experimente sudores fríos, náuseas y aumento de la frecuencia cardíaca cuando entra en contacto con mujeres.

Por lo tanto, las personas ginofóbicas suelen hacer todo lo posible para abstenerse de entrar en contacto con mujeres.

Esto incluye evitar las interacciones físicas y verbales. Cuando las personas que tienen ginofobia entran en contacto con mujeres, por lo general se sienten inclinadas a separarse inmediatamente.

Ginofobia o Temor a las Mujeres

Misoginia

A diferencia de la ginofobia, la misoginia está totalmente bajo nuestro control. Los individuos que detestan a las mujeres que albergan prejuicios contra ellas ejercen esta forma de energía negativa al interactuar con ellas.

Además, la misoginia no es una enfermedad clínica. Las personas que sufren de esta condición no se ven afectadas por los síntomas físicos antes mencionados que acompañan a una fobia genuina a las mujeres.

Hay muchas teorías sobre la misoginia, sus raíces subyacentes y las causas.

Mientras que la misoginia se define como una persona que odia o alberga desprecio y prejuicios hacia las mujeres, algunos psicólogos piensan que los misóginos odian y desprecian a las mujeres que “no actúan por creencias que el misógino tiene sobre cómo deben pensar y comportarse las mujeres“.

La teoría anterior apoya aún más la creencia de que la ginofobia y la misoginia son entidades totalmente diferentes.

Mientras que la ginofobia es una fobia clínica de todas las mujeres, la misoginia se dirige a categorías específicas de mujeres.

Opciones de tratamiento para la Ginofobia

El miedo a las mujeres puede no parecer un problema serio para la mayoría de las personas, pero la psicología afirma que esta fobia puede tener un impacto adverso en las carreras de las personas, las relaciones personales/profesionales y la capacidad de funcionar correctamente en la vida diaria.

Se recomienda encarecidamente a las personas que padecen este trastorno que busquen tratamiento médico si la fobia comienza a causar estragos en el trabajo, la escuela o las interacciones con otras personas.

En la mayoría de los casos, el médico aconsejará a las personas que tienen este transtorno que se sometan a terapia o que tomen medicamentos.

Terapia de exposición

La terapia de exposición es un proceso paso a paso que expone gradualmente a los individuos afligidos a cosas que involucran a las mujeres.

Esta forma de tratamiento está diseñada para crear un nivel de comodidad gradual con las mujeres y librar a los pacientes de su fobia. Sin embargo, este proceso toma tiempo y no ocurrirá de la noche a la mañana.

La mayoría de las veces, la terapia de exposición diseñada para ayudar a las personas que tienen ginofobia comienza simplemente con mirar las imágenes de las mujeres.

Después de que se construye un cierto nivel de comodidad y confianza, la persona puede estar expuesta a audios y vídeos de mujeres.

Después de que haya pasado suficiente tiempo y el paciente esté listo, el terapeuta probablemente tendrá su aventura de paciente en un ambiente con mujeres, como un parque al aire libre o centro comercial.

Terapia cognitiva conductual

A las personas que tienen este temor también se les puede recomendar que se involucren en la terapia cognitivo-conductual.

Esta forma de tratamiento adopta un enfoque psicológico para comprender y, en última instancia, combatir el miedo de las mujeres.

La terapia cognitivo-conductual anima a las personas afligidas a ver su fobia bajo una luz diferente, a aprender a dominar y controlar los síntomas asociados con el trastorno y a manejar las repercusiones emocionales.

Después de que esta forma de tratamiento haya terminado, el individuo con plumas debe experimentar confianza, la habilidad de controlar sus pensamientos y sentimientos de alivio.

Medicamentos

En algunas circunstancias, un médico decidirá que los medicamentos son más adecuados para combatir la fobia de las mujeres que las formas de terapia mencionadas anteriormente.

La mayoría de las veces, los medicamentos se usan para aliviar los vástagos ginofóbicos de los ataques de pánico y la ansiedad.

Sin embargo, los médicos afirman que la medicación sólo debe administrarse en las etapas iniciales del tratamiento de la ginofobia.

Si al individuo afligido se le recetan medicamentos, es probable que reciba betabloqueantes o sedantes. En última instancia, ambas formas de medicina están diseñadas para combatir estos problemas.

Los betabloqueantes se centran en calmar la adrenalina que el cuerpo experimenta durante los ataques de ansiedad.

Esto puede tener un impacto monumental, ya que la ansiedad sin control puede engendrar una presión arterial más alta, extremidades tambaleantes, voces temblorosas, palpitaciones cardíacas y aumento de la frecuencia cardíaca.

Mientras que los betabloqueantes se concentran en contrarrestar los impactos negativos de la ansiedad asociada con la ginofobia, los sedantes disminuyen la ansiedad por completo. Sin embargo, los sedantes son extremadamente adictivos y sólo deben tomarse con la máxima vigilancia. Además, las personas que han tenido problemas previos con las drogas o el alcohol deben abstenerse por completo de los sedantes.

Aunque todas las formas de tratamiento se emplean para combatir la ginofobia, la terapia de exposición y la terapia cognitivo-conductual se centran en la raíz de la ginofobia, mientras que la medicación se centra principalmente en abordar los síntomas de la fobia, no la causa subyacente.

Conclusiones

Todo ser humano se enfrenta a diversos retos o dificultades que debe superar. Los individuos que tienen el miedo a las mujeres u otras dolencias nunca deben sentirse inferiores a otras personas debido a esto.

A veces, regodearse en la autocompasión puede ser tan fácil y tentador, sin embargo, enfocarse en que la energía hacia la superación de la fobia es considerablemente más productiva y beneficiará a cada persona a largo plazo.

Como ya se ha dicho, enfrentarnos a este problema no sucede de la noche a la mañana, aunque tener un sistema de apoyo fuerte puede hacer que la recuperación sea mucho más fácil y suave.

No importa por lo que uno esté pasando en la vida, los beneficios de un sistema de apoyo fuerte, amoroso y compasivo están bien documentados.

Ser capaz de pedir ayuda y apoyo no es un signo de debilidad, sino de fortaleza.

Puedes compartir