Dermatopatofobia

El miedo a las enfermedades y lesiones de la piel se conoce como Dermatofobia. Muchas condiciones desagradables pueden afligir la piel, el órgano más grande del cuerpo… cuando los temores de contraer una condición de la piel afectan la vida diaria, se puede desarrollar esta fobia.

Razones de esta fobia

Hay muchos factores desencadenantes de esta afección, entre los cuales se encuentran las lesiones cutáneas que a menudo son indicativas de SIDA o VIH.

El sarcoma de Kaposi causa lesiones en la cara que son antiestéticas y muy peligrosas.

A menudo, el dolor y el sufrimiento psicológico de las personas con SIDA se ve agravado por la aparición de lesiones reveladoras en un lugar que no se puede ocultar o encubrir.

Afortunadamente, el tratamiento para este virus, que una vez murió, ha avanzado mucho, y los enfermos de hoy en día pueden esperar recibir una atención que les permita combatir el virus a largo plazo.

Hoy en día, las muertes por SIDA (en los países desarrollados) son mucho menos frecuentes… sin embargo, en los países más pobres como África, todavía queda mucho por hacer en términos de proporcionar los medicamentos adecuados a hombres, mujeres y niños que sufren de lesiones cutáneas y otros síntomas.

También se suele relacionar la dermatopatofobia y tripofobia, cuyos síntomas es sentir ansiedad ante patrones regulares y agujeros consecutivos, como las rejillas o panales de abejas.

Otros factores desencadenantes

Durante siglos, las afecciones de la piel han sido la bandera roja para ciertas ETS (enfermedades venéreas). La sífilis y otras enfermedades a menudo se manifiestan en la piel, causando erupciones y manchas de color marrón rojizo, a veces en las manos y los pies.

Sin embargo, en los tiempos modernos, enfermedades como estas son totalmente curables.

Si sospecha que puede tener un sarpullido o una afección cutánea causada por una ETS, no espere a hacerse la prueba.

La vergüenza y el miedo pueden hacer que la gente vuelva a buscar el tratamiento necesario, pero cuanto antes tome el control y se haga la prueba, antes podrá deshacerse del problema.

No todas las enfermedades de la piel son graves

No todas las enfermedades de la piel son mortales: algunas son simplemente incómodas y una gran molestia. Por ejemplo, las condiciones comunes e irritantes de la piel, como el eccema y la psoriasis, causan picor intenso, sequedad y enrojecimiento. Estos trastornos pueden ser crónicos y difíciles de controlar.

Los cortisteroides tópicos antiinflamatorios y otros tratamientos holísticos se han utilizado con cierto éxito, pero los esteroides tienden a adelgazar la piel y no se pueden usar demasiado.

Temor a contraer una enfermedad de la piel

Las terapias alternativas son a menudo de alguna ayuda aquí: los cambios en la dieta, las dietas de eliminación (para evitar alimentos que provocan alergias) y el agua caliente en lugar de agua caliente para la limpieza pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Las personas que temen las enfermedades de la piel y las lesiones pueden tener una tendencia a una limpieza excesiva y a ser demasiado entusiastas a la hora de utilizar lociones antibacterianas, etc. En algunos casos, la eliminación de la barrera natural de aceites de la piel puede empeorar el problema.

Los jabones suaves son, a menudo, mejores opciones que los detergentes fuertes, etc.

Formas de sobrellevar la fobia

Si usted sufre de Dermatofobia, asegúrese de consultar con un médico que pueda referirlo a un dermatólogo. Educarse y hacerse un chequeo de la piel puede proporcionar más paz y una sensación de alivio.

Si tiene demasiado miedo de ir al médico, busque tratamiento contra el pánico en línea o psicoterapia tradicional para llegar a la raíz de sus temores.

Algunas veces, las fobias pueden causar mareo, malestar y ansiedad intensa. Es importante que se eduque sobre las enfermedades de la piel y cómo se transmiten.

A través de un mejor conocimiento, usted puede obtener una perspectiva adecuada y protegerse a sí mismo de manera más efectiva.

Puedes compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *